Interpretación de Salmo 91

Publicado el 04.11.2011

Salmo 91

Este es uno de los salmos muy conocidos no solamente dentro del pueblo de Dios, sino generalmente. Ya que por su contenido ha sido utilizado aún como amuleto de protección, (mantener la biblia abierta en el salmo 91 y colocarla en la sala de la casa o cabecera de la cama) lo cual por supuesto es una mala interpretación.

Cuando observamos con detenimiento verso por verso y aprovechamos el auxilio del Espíritu Santo, nos damos cuenta de la riqueza que este salmo contiene.

A partir del verso tres leemos una buena cantidad de promesas de protección que nuestro Dios esta dando. Pero también debemos observar cuidadosamente que al finalizar el salmo, nos dice que cuando nos encontremos en momentos difíciles y angustiosos, el promete estar allí para fortalecernos y ayudarnos a atravesar dichas situaciones. Con esto recordamos las palabras de Jesús cuando dijo: “el en mundo tendrán aflicción, pero confíen porque yo he vencido”.

En este salmo también encontramos un lenguaje figurativo para que comprendamos con facilidad, como por ejemplo dice que nos cubrirá con sus alas y nos dará protección. Al observar como los polluelos indefensos son cubiertos y protegidos de todo peligro bajo las alas de su madre. También la promesa de los ángeles que nos custodian, y la autoridad que tenemos sobre los animales más peligrosos y feroces, que por supuesto va más allá de lo que un domador realiza.

Una de las promesas  que casi al final leemos, es que cuando le invocamos, El nos responde.

Toda promesa tiene su condición, y en  este caso encontramos en el verso uno y verso nueve que para apropiarnos de todo este respaldo, debemos habitar en su presencia. “El que habita al abrigo del Altísimo”.

Como hijos de Dios no debemos acostumbrarnos a visitar al Señor los fines de semana nada más, sino a habitar en su presencia y así caminar con confianza cada día de nuestra vida aún en los momentos más difíciles.

 

Necesitamos hacer cambios? Iniciemos hoy mismo y vivamos el nivel de vida que Dios nuestro padre nos brinda.

 

Pastor

Alvaro Santizo M.

(9 votos, promedio: 4,44 de 5)
Loading ... Loading ...

También te recomendamos leer

    Sé el primero en comentar!

    Comenta aquí